domingo, 22 de enero de 2017

VISITA DE LOS REYES MAGOS DE ORIENTE A LAS CLARISAS DE MEDINA DE RIOSECO

SUS MAJESTADES LOS REYES MAGOS DE ORIENTE VISITAN NUESTRO MONASTERIO







    El pasado día 5 de enero,sirviéndose  del Canal de Castilla y en barco, llegaron a la Ciudad de los Almirantes, por la tarde, SUS MAJESTADES LOS REYES MAGOS DE ORIENTE para visitar nuestra Ciudad y colmar de ilusión y alegría a la multitud de niños y niñas que les estaban esperando en la dársena del canal atronando el ambiente con sus argentinas voces y sus  potentes gritos.
    Una vez arribaron a la dársena, descendieron del barco en una ambiente totalmente festivo y alegre y comenzaron a repartir efusivos besos, cálidos abrazos y saludos de todo tipo a los niños y niñas que les estaban esperando totalmente expectantes y, además, inundando todo con variados caramelos y  multiformes confetis.
   
A continuación, en un  maravilloso ambiente festivo, infantil y general y acompañados por continuados gritos y aplausos, recorrieron con lentitud las calles más importantes de nuestra ciudad hasta llegar al Excmo. Ayuntamiento, donde fueron recibidos por nuestros Excmo. Sr. Alcalde y toda la corporación municipal en pleno y, desde el balcón central,  saludaron a la multitud de niños y también  mayores, que llenaba la plaza del Ayuntamiento y les estaba esperando ilusionada y gozosa.
    Terminada su estancia en el Ayuntamiento y después de una cálido y afectuosos saludo con nuestras autoridades locales, continuaron su recorrido triunfal hasta llegar a nuestro Monasterio. 
Lo primero que hicieron al llegar a él fue visitar el Belén que teníamos en  la iglesia de la Comunidad para adorar al NIño- Dios que allí se encontraba  y, después,  pasaron al gran recibidor que tiene nuestro Monasterio donde les esperaba toda la Comunidad de religiosas y mantuvieron una distendida y amena charla con todas ellas.
 Las fotos que acompañamos son una muestra fehaciente de esta visita y esta charla que mantuvieron sus MAJESTADES con los miembros de esta nuestra Comunidad de religiosas.
    Finalizada esta visita, continuaron su lento recorrido por las calles de nuestra Ciudad para alegría de  los niños y gozo de los  mayores.
                                                                    La cronista de la Comunidad”

jueves, 5 de enero de 2017

BELÉN DEL MONASTERIO DE LAS CLARISAS DE RIOSECO

EL BELÉN DE LA IGLESIA DE NUESTRO MONASTERIO
    Los miembros de la comunidad de nuestro Monasterio, continuando la honda tradición franciscana de los BELENES que tiene su origen en el comportamiento de nuestro Seráfico Padre, cada año montamos, en nuestra iglesia conventual, un BELÉN para gozo y alegría de cuantos vienen a visitarlo y contemplarlo. 
Cada año procuramos esmerarnos al máximo en su montaje poniendo en su realización todo nuestro saber, entrega e ilusión; y hemos de confesar que, cada año, es más visitado y siempre merece los plácemes y felicitaciones  por parte de cuantos acuden a contemplarlo.  
Como muestra de lo que acabo de manifestaros, os ofrezco unas imágenes del que hemos montado este año que confío os gusten y os permitan haceros una idea de lo que ha sido en la realidad.
    
Al montar este BELÉN, por una parte, queremos seguir la tradición que iniciara nuestro seráfico Padre San Francisco en Greccio;  y, por otra, queremos, sobre todo, fomentar y estimular la verdadera devoción al Niño-Dios que nos nace  y así contrarrestar, en la medida de lo posible, el ateísmo y materialismo reinante y, sobre todo, ese desenfreno y consumismo atroz que tanto dominan  y reinan en nuestra sociedad en esta fechas.
    
Quiera el Niño-Dios que acaba de nacer que, este nuestro deseo, se haga una hermosa realidad, ya que esto sería nuestro  mayor anhelo e ilusión.
   ¡ La Comunidad religiosa de nuestro Monasterio os dese a todos, de todo corazón,  un feliz Año Nuevo, lleno de paz y alegría; y que los REYES sean generosos con todos y cada uno en la noche de más ilusión y alegría!.
                                                                             El Cronista: Fray Bernardino

sábado, 10 de diciembre de 2016

CELEBRACIÓN BODAS DE ORO. SOR AURORA DE JESÚS


LA RELIGIOSA SOR AURORA DE JESÚS RODRIGUEZ, DE ESTE MONASTERIO, ES HOMENAJEADA POR EL EXCMO. AYUNTAMIENTO DE MEDINA DE RIOSECO CON UNA MENCIÓN ESPECIAL,  CON MOTIVO DE LA CELEBRACIÓN DE SUS BODAS DE ORO DE PROFESIÓN RELIGIOSA.
            El pasado día de 6 de diciembre,   en el Teatro Principal de la Ciudad de los Almirantes, a la religiosa Sor Aurora Rodríguez de este Monasterio,  se le entregó la MENCIÓN ESPECIAL  que le había concedido la Corporación Municipal del Excmo. Ayuntamiento de esta Ciudad,   con motivo de haber celebrado, el día 3 de septiembre, las BODAS DE ORO DE SU PROFESIÓN RELIGIOSA.
            La concesión de esta MENCIÓN ESPECIAL le fue comunicada directamente por el Excmo. Sr. Alcalde de la Ciudad de los Almirantes, D. Artemio Domínguez González,  con fecha 16 de Noviembre, mediante este escrito: “Con motivo de la celebración de la Semana de la Constitución y más concretamente con el Acto Institucional, el Ayuntamiento de Medina de Rioseco pretende reconocer la labor realizada por determinados colectivos, asociaciones y Personas vinculadas a nuestra Ciudad que han destacado en algún aspecto del ámbito cultural, artístico, humanitario o social. 
Por ello, en la Comisión de Bienestar Social celebrada el día 15 de noviembre del año en curso, se acordó concederle a SOR AURORA DE JESÜS RODRÍGLJEZ una MENCIÓN ESPECIAL con motivo de su BODAS DE ORO como religiosa y en reconocimiento a una vida de entrega a los demás. 
Le trasmito mi felicitación rogándole que nos acompañe el día 6 de Diciembre a Las 12,30 horas en el Teatro Principal de Medina de Rioseco para recoger la distinción que la Corporación Municipal le hace entrega”
            Al acto de la entrega de la MENCIÓN ESPECIAL, ha asistido nuestra religiosa, acompañada por la religiosa sor Piedad Dolores  Cuadrado, junto a los demás 26 homenajeados y un muy  numeroso público y las fotografías que acompañan este escrito son una clara muestra del mismo.
Fue un acto muy emotivo y simpático, que mereció el beneplácito general, y en  el que, los aplausos,  se hicieron sentir con gran intensidad, La celebración de Actos como el que acabo de reseñar, honran y ennoblecen a los pueblos y ciudades y a sus Excelentísimos Ayuntamientos. 
Como cronista, quiero remitir mi felicitación más efusiva y sincera a todos y cada uno de  los homenajeados y, de forma especial, a Sor Aurora de Jesús, la hija de Francisco  Clara y mi hermana en religión.
                                                                       Fray Bernardino Román, cronista


martes, 20 de septiembre de 2016

CELEBRACIÓN DE LAS BODAS DE ORO DE PROFESIÓN DE SOR AURORA


CELEBRACIÓN DE LAS BODAS DE ORO DE  PROFESIÓN DE  SOR AURORA DE JESÚS RODRÍGUEZ PÉREZ

El día 3 de septiembre, sábado, a las 19 horas, se celebró en la iglesia conventual de nuestro Monasterio de la Ciudad de los Almirantes una solemnísima Eucaristía, presidida por el  Excmo. y Rvdmo. Cardenal, D. Carlos Amigo, Arzobispo Emérito de Sevilla y concelebrada por los siguientes sacerdotes: Fray Bernardino Román, Franciscano Conventual;  Fray Ángel Mª Fernández de Pinedo, Franciscano y asistente provincial de la Orden de las Hermanas Pobres de Santa Clara;  Fray Modesto, Franciscano;  el P Manuel y el P. Oterino, claretianos;  el P, Marcial Estébanez y el P, Exsuperior de de la Casa de Espiritualidad de Villagarcía, jesuitas; D. Acacio Touriño, Sacerdote castrense; D,. Francisco Casas, sacerdote y D. Jesús Mª Casas, redentorista, con motivo de las BODAS DE ORO DE PROFESIÓN de  la religiosa clarisa Sor Aurora de Jesús Rodríguez Pérez.: A esta Eucaristía no pudieron asistir, sintiéndolo muchísimo,  el Capellán del Monasterio y párroco de la Ciudad, D. Juan Carlos Fraile san Miguel y el resto de los sacerdotes de la parroquia por encontrarse celebrando el solemne novenario en honor de la Patrona de la Ciudad que es, Ntra. Sra. De Castilviejo
         La iglesia conventual se encontraba recién pintada, brillando por su limpieza y orden  y, en el presbiterio, abundantes ramos de flores blancas colocados muy primorosamente y con gran delicadeza, lucían  en todo su esplendor. Sobre los distintos bancos y sillas de la iglesia  se habían colocado unos primorosos cuadernillos, en cuya portada aparecía la figura de la Religiosa que celebraba sus Bodas de Oro y  que contenían  las distintas partes de la  ceremonia que se iba a  presenciar. 
En el Coro alto de la iglesia, se ubicaron los componentes de  la agrupación Coral de Medina de Rioseco que nos deleitó y recreó con las bellas y armónicas  canciones que interpretó a lo largo de la Eucaristía. 
En el presbiterio, además de estar colocadas las distintas sedes para el Ministro y los concelebrantes, se habían colocado también, a la derecha del altar, cuatro sillas con sus reclinatorios respectivos, que fueron ocupadas por  la Madre Abadesa, la religiosa que celebraba sus Bodas de Oro, Sor Aurora,  y los padrinos del acto que fueron sus familiares D. Eligio Rodriguez y Dª:  Angustias Rodriguez. 
También en el Coro Alto se halaban el resto de los miembros de la Comunidad religiosa y  el numeroso grupo de hermanas clarisas que habían venido: de un Monasterio de Madrid, de los  Monasterios de Santa Isabel y Santa Clara de Valladolid, y del Monasterio de Medina del Campo, para acompañar a la homenajeada. Y finalmente la iglesia se encontraba totalmente abarrotado por familiares de la Hermana Sor Aurora, por conocidos y benefactores de la comunidad y de ella misma y por un gran número de feligreses y fieles de la Ciudad de los Almirantes y de los  pueblos vecinos,  que  asistieron a la ceremonia en un ambiente de un gran silencio religioso y una profunda devoción y religiosidad.
         El Excmo. y Rvdmo. Señor Cardenal, D. Carlos Amigo,  pronunció una  hermosa, bellísima y profunda  homilía que agradó a todos los asistentes y que les hizo  vibrar  de emoción y entusiasmo ante las cálidas, sencillas y tiernas palabras y pensamientos que él desgranó durante la misma  y las simpáticas alusiones que él hizo, con su proverbial sabiduría y gracia,  con respeto a la vocación y a  los cincuenta años de vida consagrada de  la homenajeada, Sor Aurora, a quien él conocía desde el mismo momento de su ingreso en el Monasterio. 
Una vez finalizada esta homilía, que todo el mundo siguió embargado por el gozo y la alegría, , tuvo lugar el emotivo acto de la renovación de su profesión por parte de  sor Aurora,   en manos de la Madre Abadesa, Madre Concepción Vega Millán, una vez que ella había respondido afirmativamente al hermoso interrogatorio que le formulara el Señor Cardenal. Este acto,  a cuantos lo presenciamos en un ambiente de  un profundo silencio religioso,  nos inundó de una  gran emoción y alegría y hasta hizo aflorar  las lágrimas a los ojos de muchos de los presentes..
         Finalizado el acto de la renovación de la profesión y una vez pronunciado el credo, tuvo lugar la Oración de la Fieles y, a su conclusión, se realizaron las siguientes ofrendas: Pan y Vino, un Evangelio, una vela y un lirio blanco. Luego siguió la solemne Eucaristía en la que, tanto Sor Aurora, como la Madre Abadesa y el resto de las Hermanas Clarisas, recibieron la Eucaristía bajo las dos especies sacramentales de pan y vino
         Antes de la Bendición final, Sor Aurora, pronunció unas sencillas y emotivas  palabras de acción de gracias que a todos impactaron  profundamente y merecieron el aplauso general y prolongado por parte de toda la Asamblea. Finalizada esta acción de gracias, se leyó la Bendición que el Papa le había enviado a sor Aurora con motivo de sus Bodas de Oro de >Profesión y la cariñosa carta de felicitación que, con este motivo, le había remitido y, a continuación,  se leyó, también,  la bendición y carta que el mismo Cardenal D. Carlos le había remitido  a Sor Aurora con motivo de la celebración de sus Bodas de Oro de su profesión. Estas bendiciones  fueron rubricadas por un aplauso general.
 A su conclusión el Oficiante principal impartió la bendición y, una vez recibida esta, Sor Aurora acompañada por la Madre , se colocó delante del presbiterio para recibir la felicitación  por parte del Cardenal y de todos los concelebrantes, de todas sus hermanas Clarisas y de todos cuanto habían asistido a la hermosa y religiosa ceremonia mientras les entregaba un simpático recordatorio de la ceremonia.


Finalizado este acto, todos los asistentes pasaron al patio exterior del Monasterio donde se habían preparado unas mesas, sobre las que, las religiosas de la Comunidad,  habían colocado bandejas de pastas y refrescos  para poder  compartir un pequeños refresco , que a todos encantó y entusiasmó y, mientras se celebraba este,   por todas partes se escuchaban comentarios altamente elogiosos y laudatorios sobre el  acto que acababan de presenciar  y vivir..
                   El cronista: Fray Bernardino Román, Franciscano Conventual

sábado, 20 de agosto de 2016

CELEBRACIÓN DE LA MADRE SANTA CLARA EN EL MONASTERIO DE MEDINA DE RIOSECO

CELEBRACIÓN DE LA SOLEMNIDAD DE NUESTRA MADRE SANTA CLARA EN NUESTRO MONASTERIO

    El día 11 de Agosto celebramos en la restaurada y recien pintada iglesia conventual de nuestro Monasterio, que ha permanecido cerrada al público durante un tiempo por obras,  la solemnidad de nuestra Madre santa Clara con una Eucaristía que se ofició a las 19 horas. La celebración de esta Solemne Eucaristía fue precedida por una novena,que fue  oficiada con delicadeza y esmero por nuestro Párroco y en la que la Comunidad religiosa puso las notas musicales con la interpretación de Canciones franciscanas.
    El día 11, presidió la Solemnísima Eucaristía, el Superior de los Jesuitas de Villagarcía y concelebraron con el: D. Juan Carlos Fraile, Párroco de la ciudad y Capellán de las religiosas; el P. Bernardino Román, franciscano conventual y confesor de la Comunidad; D. Acacio Turiño, capellán castrense jubilado; D. Jose Ignacio Bueno, párroco de Villabrágima;  y D. José Manuel González, Coadjutor de la Parroquia de San Lorenzo. La comunidad cantó la MIsa de Angelis y varias canciones franciscanas, la iglesia se encontraba totalmente llena por feligreses y devotos de nuestra Madre santa Clara, mientras el altar y la imagen de nuestra Madre que se encontraba colocada sobre unas andes, estaban bellamente adornados por vistosos ramos de flores blancas. 
Y, en el momento de la homilía, el P. Superior de los Jesuitas que era quien  presidía la Eucaristía, pronunció unas bellas y encendidas palabras en las que describió magistralmente a nuestra Madre  y nos pidió el que todos nos esforzáramos por imitarla para así demostrarle el amor que le profesamos.
    Una vez finalizada la Solemne Eucaristía, dió comienzo la procesión con el Santisimo que recorrió todo el patio exterior del Monasterio, donde se habían colocado unos altares y a la que asisitieron en medio de un gran silencio religioso, todos los fieles que habían asistido a la Eucaristía.Durante la  procesión constantemente se fueron interpretando canciones eucarísticas que fueron cantadas por todos los fieles y el Santísimo fue conducido bajo palio acompañado por todos los sacerdotes concelebrantes y derlante de él, iba la Imagen de nuestra Madre portada en andas.
    Finalizada la procesión y de nuevo ya  dentro de la iglesia de la comunidad, se impartió la bendición con el Santísimo y se izo la reserva y, a su conclusión, todos los asistentes pasaron ante el altar para besar las reliquia de nuestra Madre santa Clara y recibir un recordatorio alusivo al acto.
    Como colofón y punto final a la Solemnísima Eucaristía y procesión que habíamos celebrado con motivo de la solemnidad de nuestra Madre santa Clara, todos los asistentes  fueron invitados a pasar por unas mesas que se habían colocado en el patio exterior del Monasterio para poder disfrutar de un pequeño refresco preparado por las  religiosas clarisas y degustar algunos de las ricas pastas y mantecadas que ellas habían preparado con amor. A este refresco, asistieron la mayor parte de los asistentes  y a todos les gustó y encantó: la ceremonia que habían vivido, el ambiente  religioso en que se había realizado y el refresco que habían tomado.